Compartir, , Google Plus, Pinterest,

Imprimir

Posted in:

Meditar, un camino para sanar

La meditación es el camino para adentrarnos en nuestro mundo interno buscando el equilibrio y la felicidad, para reconocer ese pedacito de Dios que todos llevamos dentro y entonces encontrar la paz. Al practicarla comienzas a actuar con calma, viendo en el mundo la armonía, la belleza, la luz y el amor en todas las cosas de la creación; de manera que tu mundo cambia. Cuando tú cambias la manera de ver las cosas, las cosas cambian para ti.

Primero encuentra una postura cómoda, sentado acostado como te puedas sentir mejor. Procura entonces relajarte.

Sumérgete en un océano de luz, procura no pensar en nada, respira imaginándote que inhalas la luz y exhalas tus tensiones .

Cuando notes que tu concentración se dispersa en otros pensamientos, vuelve a enfocarte en tu respiración.

Buscar un lugar adecuado que te brinde comodidad. Escucha una música apropiada, sumérgete en la melodía sin pensar en otra cosa, déjate llevar por los sonidos y las imágenes que se te presenten.

Observa un objeto cualquiera: una flor, un árbol, una vela, las nubes, el mar, un río, la luna, las estrellas, etc. , cada vez que tu concentración se disperse, vuelve al objeto.

Procura un aroma de tu gusto para armonizar el ambiente.

También puedes utilizar un mantra, una silaba, palabra o frase como amor, paz, om.

Utiliza tu mantra a lo largo del día en momentos de tensión o solo para llamar a la paz de nuestra alma. Cualquier momento del día es idóneo para invocar a Dios, y a la energía infinita que llevamos dentro, la energía del amor universal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *