Compartir, , Google Plus, Pinterest,

Imprimir

Posted in:

Tú médico de cabecera

También llamado médico de familia o de medicina general, su misión es primordial para establecer diagnósticos, extender recetas, hacer curas, ofrecer consejos y orientación en el camino de la prevención. Su labor es muy importante pues su conocimiento y cercanía con el paciente,  tanto de su salud como de su vida personal le permite adaptar los tratamientos a las características del paciente y conseguir que este siga el tratamiento correctamente. A menudo atiende a varias generaciones de una misma familia, lo que le resulta muy valioso a la hora de hacer diagnósticos. El primer criterio que se debe tener en cuenta a la hora de elegir tú médico, es la calidad profesional  para establecer un buen diagnóstico, y orientarnos hacia un especialista apropiado. La proximidad a tu lugar de residencia es importante para que el médico pueda llegar más rápido, si no se dispone de medios de transporte o el paciente tiene dificultades para desplazarse. No es recomendable cambiar muy a menudo de médico, porque esto impide que este no pueda tener un conocimiento profundo del paciente y de sus antecedentes médicos. No es recomendable elegirlo o juzgarlo por su aspecto, origen o sexo y tampoco elegirlo por su precio o su tendencia a recetar en exceso.

Fuente: Larousse salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *